2008 reforzaba exigencias